Un día de la nada decides emprender.

Pero ¿qué es emprender?

Una inversión.  Una forma de  pensar.  Un pasatiempo.  Ser tu mismo.
Pareciera que digo y digo cosas al azar pero seamos más simples y concretos.
Es todo eso y más.

 

Pasamos tanto con la creencia de que es necesario que exista un destino. Que si llegamos a observar solo un poco. Podríamos notar que todo depende de nosotros.

Claro que existirá quien no tenga opción en este Planeta Tierra. Seré sincero: no conozco marcianos.

Emprender te cambia. Siempre y cuando seas un buen emprendedor. No solo de esos que buscan ser su propio jefe y hacer dinero para vivir bien.  Que por cierto no tiene nada de malo. Graba esto en tu cabeza o mejor dicho en tu corazón. EMPRENDER está directamente relacionado con agregar valor a la vida de otros. Ser un gran solucionador de problemas.

 

Vaya pero no divaguemos tan descaradamente. Hablamos de hacer lo que te gusta. De ser responsable con los que te rodean.  Pero cuando digo responsable estoy diciendo responsable. Se responsable contigo y a consecuencia lo serás con los demás.

Para emprender es relevante saber que cada día es y será una bendición tan solo por el hecho de estar vivo. Valorar el plato de comida que hay en tu mesa. Los zapatos con los que pisas sobre el  frío suelo. No es tarea fácil.

 

Observar. Hay más que las redes sociales y las estúpidas imágenes que publican tus contactos. Con esto no quiero decir que esté mal encontrarse comunicado. Pero ambos sabemos bien a lo que me refiero.

Nunca pares de aprender.  Sobreviven no los más fuertes sino quienes se adaptan. Tecnología. Educación. Salud. Transporte. Busca algo que te apasione. Pero aprende.

Conocer personas mayores que tú.  Por muy pequeños que sean sus logros. Ayuda a tener un  panorama más abierto y claro respecto a las situaciones con las que te enfrentas cotidianamente.

Es importante recordar que la sabiduría es algo que no se compra en la tienda de la esquina.

Investiga el éxito. El camino que atraviesan las/los que han tenido éxito, circunstancias, tropiezos, todo. El final del día es la suma de buenos y malos momentos. Eso dice mi dentista.  Y yo le creo.

Busca a quien admirar. La frase: CUANDO SEA GRANDE QUIERO SER COMO ELLA/EL, existe por alguna razón. Es una guía. Toma lo bueno.  Razona.

Lee. Como un demente lee. Textos que sean de tu interés. Alimenta tu espíritu. Simplemente te hace mejor. Además te ayuda con la redacción y ortografía.

Administra cada peso que tengas.  “El no puedo”  son excusas. Emprender es crecer, amar, ganar plata, estar con tu familia.  Para eso también se necesita dinero.

Solamente la lluvia cae del cielo. Es importante administrar cada peso de una manera saludable, inteligente y consciente. APRENDE EDUCACIÓN FINANCIERA. Solo los bobos no lo hacen. Se ocupa.

 

Los negocios tardan. Si no te funciona hay que checar la raíz “razón verdadera” por la cual no está  funcionando. Quizá tus valores. La gente con la que te relacionas. Tus empleados. Tu situación emocional o personal. Tal vez te aburriste o consideras que no es lo tuyo.

Déjame decirte que está bien. De los errores se aprende.  Por ahí dicen que si la vida te repite la lección es por algo. Aún así: lo que sea que hagas, hazlo bien.

Lista de objetivos.  Detalladamente explicados. Acompañados de su fecha de plazo. Similar a un contrato. Un compromiso para cumplir tus metas.

Hasta aquí esta pequeña intervención. Solo hay algo más que quiero decirte: Cree en ti. Tus decisiones son tuyas. Recuerda dejar de compararte con el resto. Eres único. Todos construimos caminos diferentes de acuerdo a lo que somos, creemos y de quienes nos rodeamos.

Mis mejores deseos.  Si eres emprendedor ponle ganas. Ganas,  MUCHAS GANAS.

(Visited 154 times, 1 visits today)

Comments

comments


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *